POLLO A LA MIEL

En solo 20 minutos tendrás hecha esta receta clásica de restaurante chino.

A mi pareja no le gusta la miel pero cocinada así… rebaña el plato y es que la textura y el color que aporta a los alimentos son increíbles.

En lugar de pechuga de pollo yo usé alitas, que se marinan y rebozan igual, para luego freírlas quedando con un color dorado y una textura crujiente por fuera deliciosísima.

¡Cuando luego cubres todas las alitas con una fina capa de la salsa de miel el palto se convierte en el favorito de muchas personas! ¡sabor UMAMI!

CATEGORÍA/S:

ETIQUETA/S:

Dificultad
1.5/5

Comparte la receta en:

Compartir en facebook
Compartir en whatsapp
Compartir en twitter
Compartir en pinterest

PREPARACIÓN

Paso 1 Marinar las alitas

  • Limpiamos las alitas y secamos.
  • Ponemos en un bol y añadimos salsa de soja, pimienta negra recién molida, huevo y opcionalmente vino de arroz chino (o vino blanco sino tenemos).
  • Mezclamos todo muy bien. Tapamos y dejamos en la nevera al menos 20 minutos.

Paso 2 Preparar los ingredientes

  • Picamos el ajo.
  • Disolvemos la maicena con agua en un bol pequeño y reservamos para luego. 

Paso 3 Rebozar las alitas

  • En un recipiente o una bolsa Ziplock (mucho mejor) introducimos la cucharada de maicena y la de harina de trigo a partes iguales
  • Recuperamos las alitas de la nevera y las introducimos en la bolsa.
  • Ahora, con suavidad, movemos bien para enharinar las alitas. Con esta mezcla, la fritura quedará más ligera y crujiente.

  • Antes de freír quitamos todo el exceso de harina sacudiendo un poco cada alita.

Paso 4 Freir el pollo (doble fritura)

  • Freímos el pollo en abundante aceite vegetal a fuego medio, unos 160 ºC aproximadamente durante 5 minutos, dependiendo del tamaño.
  • Sacamos a una rejilla y dejamos reposar un par de minutos.
  • Para la segunda fritura, freímos el pollo a fuego alto, unos 180 ºC hasta que estén bien dorados y crujientes.
  • Reservamos.

Paso 5 Preparar la salsa

  • En una sartén ponemos un poco del aceite de freír las alitas y salteamos el ajito picado con el jengibre hasta que empiece a dorarse.
  • Agregamos el agua, la miel, la salsa de soja ligera, el vinagre de arroz, el azúcar, la sal (poca)  y removemos bien hasta que todo se disuelva. 

  • Recuperamos la maicena disuelta en agua y la añadimos poco a poco.
  • Continuamos moviendo hasta que se espese la salsa.

  • No dejamos de remover, en cuestión de segundos veremos cómo engorda. Mirar la imagen,

  • Es el momento de que agreguemos las alitas fritas.
  • Removemos bien y rápidamente hasta que la salsa cubra bien el pollo.

  • Servimos caliente.
  • Podemos decorar poniendo unas semillas de sésamo por encima y saltear unos ajetes y trigueros de acompañamiento.

Ya lo tenemos listo para comer! 

Consejos

  • Puedes sustituir el vino chino por vino blanco.
  • Puedes sustituir el vinagre de arroz por vinagre de manzana
  • Puedes ajustar el sabor de la salsa al gusto, más dulce, ácido o salado. Subiendo o bajando la cantidad de azúcar, vinagre de arroz y salsa de soja.
  • He usado una mezcla mitad de harina de trigo y mitad de maicena. Se puede usar sólo harina de trigo, pero con la mezcla se obtiene una textura más crujiente.

INGREDIENTES

  • 600g de alitas de pollo (10 unidades)
  • 1 cucharada de harina de trigo (para rebozar) 
  • 1 cucharada de maicena (para rebozar) 
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 huevo 
  • Un chorrito de vino de arroz chino (o vino blanco)
  • Pimienta negra
  • Aceite de girasol
  • Espárragos verdes y ajetes para acompañar
  • semillas de sésamo para decorar

Para la salsa:

  • 1 cucharada de miel 
  • 4 cucharadas de vinagre de arroz  (o de manzana)
  • 1 cucharada de salsa de soja 
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • ½  cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de maicena, disuelta en 2 cucharadas de agua
  • 1 diente de ajo 
  • 1 cucharadita de jengibre molido o fresco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.